Sistema de incineración

 

El sistema de incineración consiste en un horno de parrilla móvil con capacidad de incineración de 4,5 t/h de residuos sólidos urbanos desde 1.400 Kcal./Kg. Hasta 2.200 Kcal/Kg. De poder calorífico inferior.

La capacidad se ha elegido teniendo en cuenta la producción total actual de residuos y su posible evolución en el futuro, tal y como se esta observando en otras ciudades europeas de características similares. Así entre la producción diaria media de unas 80 t/día y la máxima posible de 108 t/día existe un margen suficiente que permite el crecimiento sin que sea necesario ninguna inversión adicional. Además, la Planta tiene la posibilidad de ser ampliada con otra línea de incineración en el momento en que la actual este saturada. De este modo, se dispone de una solución satisfactoria a largo plazo, cosa de la mayor importancia para la Ciudad Autónoma de Melilla.

  • El horno es capaz de mantener una elevada calidad de incineración, materializada en:
  • Contenido muy bajo en inquemados en gases y en escorias.
  • Muy bajas concentraciones de monoxido de carbono en gases.
  • Temperatura de gases por encima de 850º C durante mas de dos segundos.
  • Capacidad para incinerar residuos de bajo poder calorífico y elevada humedad.
  • Adaptabilidad a las cambiantes condiciones del combustible, gracias al sistema de control automático instalado.
  • Capacidad para mantener el exceso de oxigeno por encima de los exigido por la legislación nacional y comunitaria (>6%).

Así mismo el diseño contempla medidas para impedir las adherencias de cenizas fundidas en las paredes del horno, distribuir correctamente los aires de combustión y recoger sin provocar obstrucciones los finos y los metales fundidos que se producen en la incineración.

El aire de combustión se aspira del foso de residuos mientras que el aire secundario y terciario se aspiran del ambiente.

En este aspecto es importante la selección de los materiales refractarios del horno debido a las altas temperaturas que se alcanzan y a la capacidad abrasiva de los residuos, además de las propiedades adhesivas de las cenizas fundidas. Toda esta problemática se ha resuelto mediante una cuidadosa selección de las calidades de los materiales refractarios y mediante la refrigeración de las paredes con aire terciario. Este punto es particularmente importante al objeto de conseguir largos periodos de operación y bajos costes de mantenimiento.

La parrilla esta formada por una serie de elementos móviles de velocidad regulable que permiten un flujo regular de residuos, así como un reparto del aire de combustión uniforme en toda su superficie, obteniendo un muy bajo contenido de inquemados en las escorias obtenidas de la incineración. El equipo es completado por un sistema de extracción de escorias húmedo que asegura la eliminación de la máxima cantidad de humedad posible y no produce efluentes líquidos. El tipo de horno elegido permite tratar residuos sólidos urbanos, residuos sanitarios, aceites usados, muebles viejos y neumáticos usados, sin ningún problema técnico, manteniendo constante la calidad de la incineración.

Los residuos sanitarios son almacenados en una cámara frigorífica a 3º C de donde son alimentados a la tolva a través de un sistema automatizado, sin ninguna intervención manual.

Los muebles viejos y los neumáticos son alimentados a la trituradora antes de su introducción en le horno. Por tanto, con la elección de esta tecnología es posible dar una solución integral a los residuos generados en la Ciudad Autónoma de Melilla.